¿Qué es la enfermedad?

Juan Pablo Melendro

Décimo grado (para la clase de Español)
Gimnasio Campestre

En estos tiempos, entre todo el caos que derivó del inesperado brote de la pandemia del COVID-19, y la repentina necesidad de adoptar medidas como el aislamiento social a nivel internacional; es tentador ver “la enfermedad” como un ente externo, entenderla como un peligro físico al bienestar humano visto desde la medicina. Y aunque el contexto puede fácilmente ilustrar esta pandemia como una emergencia sanitaria prioritaria, ésta más bien destaca el hecho de que durante las últimas décadas se ha venido generando un nuevo tipo de enfermedad. Dentro del mundo posmoderno, hablar de enfermedades es hablar de metáforas; es hablar de una sociedad en donde es normal la auto imposición de cargas que derivan en una enfermedad de la mente. Se puede comenzar a entender este fenómeno desglosando el concepto de enfermedad contemporánea en tres categorías principales. En primer lugar, se encuentra el deseo; expectativas, metas y sueños que mueven a la sociedad actual y que se rigen por constructos sociales que llevan al ser humano a la demencia, a la obsesión, a la desesperación y un ritmo de vida desenfrenado. En segundo lugar, está la subordinación ideológica; esto tiene que ver con la tendencia a adoptar actitudes de aceptación y conformismo en cuanto a ideas, estilos de vida, y costumbres que llevan al ser humano a no pensar el mundo, a vivir como por inercia, y sin interés por el trasfondo, lo llevan a una ignorancia extrema. Finalmente está el individualismo; éste tiene que ver con el hecho de vivir bajo los intereses propios, la carencia de solidaridad y de pensamiento colectivo derivan en la adopción de estilos de vida individualistas y desconsiderados inclusive en los tiempos más difíciles y donde más se necesita. Todas estas categorías se resaltan con especial contundencia en estos tiempos en los que es obligación parar. La pandemia del COVID-19 ha hecho que las peores de las enfermedades del ser humano se vean exaltadas. La crisis sanitaria en la que se encuentra el mundo abre el telón para apreciar con mayor profundidad una problemática mayor, que no viene de una enfermedad viral, sino de una enfermedad interna, estructural, del ser.

¿Qué es la enfermedad?

Juan Pablo Melendro
Décimo grado (para la clase de Español)
Gimnasio Campestre

En estos tiempos, entre todo el caos que derivó del inesperado brote de la pandemia del COVID-19, y la repentina necesidad de adoptar medidas como el aislamiento social a nivel internacional; es tentador ver “la enfermedad” como un ente externo, entenderla como un peligro físico al bienestar humano visto desde la medicina. Y aunque el contexto puede fácilmente ilustrar esta pandemia como una emergencia sanitaria prioritaria, ésta más bien destaca el hecho de que durante las últimas décadas se ha venido generando un nuevo tipo de enfermedad. Dentro del mundo posmoderno, hablar de enfermedades es hablar de metáforas; es hablar de una sociedad en donde es normal la auto imposición de cargas que derivan en una enfermedad de la mente. Se puede comenzar a entender este fenómeno desglosando el concepto de enfermedad contemporánea en tres categorías principales. En primer lugar, se encuentra el deseo; expectativas, metas y sueños que mueven a la sociedad actual y que se rigen por constructos sociales que llevan al ser humano a la demencia, a la obsesión, a la desesperación y un ritmo de vida desenfrenado. En segundo lugar, está la subordinación ideológica; esto tiene que ver con la tendencia a adoptar actitudes de aceptación y conformismo en cuanto a ideas, estilos de vida, y costumbres que llevan al ser humano a no pensar el mundo, a vivir como por inercia, y sin interés por el trasfondo, lo llevan a una ignorancia extrema. Finalmente está el individualismo; éste tiene que ver con el hecho de vivir bajo los intereses propios, la carencia de solidaridad y de pensamiento colectivo derivan en la adopción de estilos de vida individualistas y desconsiderados inclusive en los tiempos más difíciles y donde más se necesita. Todas estas categorías se resaltan con especial contundencia en estos tiempos en los que es obligación parar. La pandemia del COVID-19 ha hecho que las peores de las enfermedades del ser humano se vean exaltadas. La crisis sanitaria en la que se encuentra el mundo abre el telón para apreciar con mayor profundidad una problemática mayor, que no viene de una enfermedad viral, sino de una enfermedad interna, estructural, del ser.