Emilio Arrubla Martínez
Gimnasio Campestre
11A
2020

Un virus que nos tomó de sorpresa a todos, cuyo único remedio en estos momentos es ser prudentes y cuidadosos con el entorno, ser poco testarudos y seguir los protocolos que nos proponen a seguir. Actualmente es una situación sumamente complicada. Es difícil ver cómo va de mal en peor en términos económicos y sociales tanto en nuestro país como en otros. Colombia lo ha sabido manejar de una buena manera, pero: ¿qué va a pasar?, ¿cómo evolucionará el tema, no sólo en el ámbito social sino también en el ámbito socio-político?, ¿cómo afectara esto a los mercados internacionales?, ¿será posible un colapso económico mundial? Es difícil descifrar los acertijos hipotéticos, pero con dicha pandemia al frente nuestro, un escenario como la debacle planetaria es sumamente posible.

Toca actuar ya, ser prudentes, lidiar con las difíciles ocasiones de la cuarentena de tal manera que podamos todos seguir adelante. Hay un gran dicho que en estos momentos aplica mucho: “La libertad de uno llega hasta donde comienza la de los demás”. Es cuestión de rigidez mental y saber manejar las cosas, esto es nuevo para todos, pero toca ver el panorama a futuro, intentar ser conscientes de lo que se nos puede presentar a nivel particular si hay descuido colectivo. Esto será algo definitivo en la historia del mundo, en el aspecto económico y en el político. Ahora bien, la pregunta que se presenta es: ¿qué tan capaces somos de evitar la caída en un gran abismo como el que se aproxima hacia nosotros humanidad?

Emilio Arrubla Martínez
Gimnasio Campestre
11A
2020

Un virus que nos tomó de sorpresa a todos, cuyo único remedio en estos momentos es ser prudentes y cuidadosos con el entorno, ser poco testarudos y seguir los protocolos que nos proponen a seguir. Actualmente es una situación sumamente complicada. Es difícil ver cómo va de mal en peor en términos económicos y sociales tanto en nuestro país como en otros. Colombia lo ha sabido manejar de una buena manera, pero: ¿qué va a pasar?, ¿cómo evolucionará el tema, no sólo en el ámbito social sino también en el ámbito socio-político?, ¿cómo afectara esto a los mercados internacionales?, ¿será posible un colapso económico mundial? Es difícil descifrar los acertijos hipotéticos, pero con dicha pandemia al frente nuestro, un escenario como la debacle planetaria es sumamente posible.

Toca actuar ya, ser prudentes, lidiar con las difíciles ocasiones de la cuarentena de tal manera que podamos todos seguir adelante. Hay un gran dicho que en estos momentos aplica mucho: “La libertad de uno llega hasta donde comienza la de los demás”. Es cuestión de rigidez mental y saber manejar las cosas, esto es nuevo para todos, pero toca ver el panorama a futuro, intentar ser conscientes de lo que se nos puede presentar a nivel particular si hay descuido colectivo. Esto será algo definitivo en la historia del mundo, en el aspecto económico y en el político. Ahora bien, la pregunta que se presenta es: ¿qué tan capaces somos de evitar la caída en un gran abismo como el que se aproxima hacia nosotros humanidad?