La mezcladora de criaturas: Ideas para crear seres fantásticos

Sentados en un círculo, cada quien con una hoja y un marcador. El ejercicio consiste en dibujar el cuerpo de algún animal, o parte de él. El tiempo deber ser limitado, un minuto, por ejemplo. Al terminar el tiempo se anuncia «cambio» y se intercambian los dibujos con la persona que esté a la derecha. Luego, se tiene otro minuto para completar el animal hasta que vuelva a anunciarse el cambio. Poco a poco los bichos van creciendo y haciéndose más complejos. A veces los niños no saben qué más poner. Otra cabeza, más ojos, dientes, uñas, alas y tentáculos, otro par de patas o algo humano, se dice en voz alta, por si a alguien quiere probar. Los dibujos deben seguir circulando hasta que vuelvan a la persona que lo comenzó. Si ya no hay espacio para más partes se pueden trabajar los detalles. ¿Tiene el bicho escamas, plumas, pelo, lunares, rayas o manchas en formas raras?

Tomado de: Actividades y descargables para niños que dan mucho juego de la artista e ilustradora mexicana, Daniela Martagón.